Coco Sotelo Coach

La resiliencia es especialmente un conjunto de habilidades, a diferencia de la disposición o el tipo de personalidad. ¿Qué hace posible que las personas no sólo superen tiempos difíciles, sino que prosperen durante y después de ellos? Como las gomas rebotan después de que las apretamos, aplastamos, también lo hacen las personas resilientes.

Es un campo tentador para los neurocientíficos, que están entendiendo mejor porqué algunas personas se recuperan mejor de experiencias difíciles, mientras que a otros no les va tan bien.

Gracias a las a la tecnología y a las imágenes modernas los científicos pueden mirar dentro del cerebro en tiempo real, para ver cómo y en qué medida las situaciones estresantes lo cambian.

La estructura y función del cerebro que también están aprendiendo que el entrenamiento de la resiliencia, puede cambiar el cerebro haciéndolo más resiliente.

Mucha de la evidencia sugiere que con un poco de práctica, cualquiera puede desarrollar resiliencia. Esta es una muy buena noticia porque los humanos se estresan mucho más de lo que nos damos cuenta. Según investigaciones, la resiliencia puede ayudar con esto y con casi todos nuestros males modernos, incluida la enfermedad cardíaca y posiblemente los trastornos cerebrales.

El problema es que estamos activando constantemente las mismas vías neuronales del miedo con los factores estresantes de todos los días, preocupándonos más por el futuro y por el pasado, que por nuestro presente.

Cuando más usamos más eficientemente la superautopista neuronal, esta crece y esta forma de pensar se convierte en un estilo de ver la vida.La investigación muestra que los humanos pueden entrenar sus cerebros para construir y fortalecer diferentes conexiones que no refuercen el circuito del miedo, y con el tiempo si la gente usa esta nueva vía lo suficiente, puede convertirse en la nueva respuesta al estrés y a sus terribles consecuencias.