Coco Sotelo Coach

Quiero comenzar compartiendo el significado de la compasión, a través de este artículo sabrás porqué es importante compartir esta definición contigo.

La compasión es un valor humano que conjuga la empatía y la comprensión hacia el sufrimiento de los demás.

La palabra compasión deriva del griego συμπάθεια (sympatheia), cuya etimología indica un sentimiento de simpatía, y del latín cumpassio, que enfatiza en la sensación de tristeza.

La compasión es el sentimiento de empatía por uno mismo y por los demás. Nacemos con un instinto de ser amables, incluso los bebés y los niños tienen la capacidad por sentir la amabilidad.

Los estudios demuestran que no es el dinero, tener más tiempo o menos estrés lo que nos hace sentir mejor, un poco de compasión podría ayudarnos a sentirnos más felices.

Si la compasión es tan satisfactoria ¿Por qué no la practicamos todos con más frecuencia?

Los niveles de estrés son uno de los factores más comunes, seguidos por emociones como la preocupación, la duda y el miedo.

Cómo muchas otras cosas en la vida, entre más practiquemos la compasión, más fácil y más natural se convierte. Definitivamente, no es un cambio que se hace dramáticamente como la mayoría de la gente piensa. En muchos de los casos son pequeñas acciones o pensamientos que hacemos todos los días.

Aquí te dejo algunas formas de cosechar los beneficios de esta poderosa emoción.

ESTABLECER UNA INTENCIÓN DIARIA

Por ejemplo, en una nota recordatoria escribir “tengo la intención de compartir alegría con la gente me rodea hoy”. Esto puede marcar la pauta para tu día y puede cambiar los resultados de tus interacciones.

MOVERSE MÁS

La actividad física activa las regiones del cerebro, hacer ejercicio con frecuencia como correr, bicicleta, etc… Cultiva la relajación.

ATENCIÓN PLENA

La habilidad de enfocarse en el presente instala una sensación de calma y promueve la compasión.

En lugar de reaccionar inmediatamente a las cosas que no van bien o se salen de control,

hagamos una pausa para pensar. Entonces, la consecuencia será que actuaremos de manera compasiva y consciente.

No olvides ser amable contigo, y recuerda que la autocompasión no significa ser egoísta, sino todo lo contrario, ser compasivo con uno mismo nos pone en una mentalidad más feliz, más placentera y que permite relacionarnos mejor con los demás.

Abrazar es una forma de compasión más fácil e inmediata.

¡ÁMATE A TI MISMO, ESPARCE TU LUZ Y ABRAZA CON MÁS FRECUENCIA!